Vemos profesiones que se están olvidando en la sociedad occidental, no es fácil conocer trabajadores que usen la greda, el mineral o tal vez la corteza que envuelve al alcornoque sin adicionar con otros ingredientes que van a poder transformar la imagen natural.

Trataremos de profundizar sobre la capacidad de manipular el fango con objeto de fabricar vasijas con adornos asombrosos. Y naturalmente con la alfarería apreciamos el nivel de preparación de un pueblo, sus recursos económicos, su estilo y sin duda la actividad comercial que tiene con otros países.

El lodo va a ser una materia no fabricada por los seres vivos y sus propiedades son en realidad la fortaleza y naturalmente su resistencia ante el calor, el aire o el h2 o. Los seres humanos que habitaban en el planeta hace siglos sabían todos estos atributos y por supuesto usaban la marga con el fin de fabricar los jarrones. Y naturalmente la arcilla en ningún momento traspasa la electricidad y por supuesto no varia su estado al estar en contacto con agentes químicos.

lamparas personalizadas en ceramica

lamparas personalizadas en ceramica

La alfarería es realmente modelar y hornear la marga pintando seguidamente el cántaro.

En los países del norte de áfrica hoy en día conservan métodos del pasado. Para empezar mezclan el fango con h2O y seguidamente le dan forma a las placas conmemorativas en ceramica que les apetece. La ornamentación de la cerámica rifeña mezcla la grafía mozárabe con diseños relacionados con la naturaleza y elementos armónicos manteniendo la sencillez. En las fábricas de Yuba hoy día se lleva de un sito a otro la marga con mucha humedad y posteriormente le debe dar el aire unas 60 horas. Una vez seca se fragmenta en partes muy pequeñas que se introducen en agua y a continuación se pulimenta la mezcla.

Cuando crean las figuras, los trabajadores ponen de manifiesto su inventiva y su maña. Los jarros se ponen seguidamente a cocer con el objetivo de que se endurezcan. Se usan hornos de distintas formas, en Sudán tienen forma de triángulo y constan de dos partes, la parte que da calor a el comburente y además el espacio en donde se colocan las figuras. En la cámara se suelen amontonar las ollas durante seis horas y media alcanzando los 875 grados, se deben de introducir los jarros con delicadeza puesto que deben calentarse por todos lados.

El revestido junto con la tonalidad son primordiales a la hora de poder saber de que parte proviene la olla, ya que hay tradiciones arraigadas que continúan con el paso del tiempo y naturalmente marcan la diferencia entre la alfarería de lamparas personalizadas de un lugar y otro.

En el cairo una vez que se ha calentado la olla se aplica un barniz en tono blanco y después se esmalta de amarillento o también azulado y se mete en el horno de nuevo.

Las autoridades debemos de posibilitar este oficio para que se siga prácticando dado que es realmente una ocupación de hace muchos años y por supuesto se le tiene un gran aprecio actualmente.

Las mujeres y los hombres pretenden encontrar regalos singulares y sin duda una buena elección es dar un toque personal a un collar utilizando las tonalidades que sean de nuestro agrado y también ponerle algún letrero.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comments are closed.

Entradas recientes

Archivos

Categorías

Meta