Siempre que miro la tv y curioseo los programas que tenemos a la hora de valorar ese mejor vino incluso ese insuperable licor, todavía no llego a darme cuenta, del motivo por el que un vino puede ser mejor que cualqiuier otro, imagino que puede ser un tema de preferencias. Cabría darse el caso en el que a algunos compradores de vino les interese bastante más ese vino que ha sido definido por un profesional como un vino menos notable, que cualquier otro que ha sido galardonado por un certamen por juicio de los profesionales.

Hace unos cuantos días me explicaron que el vino tinto de una bodega conocida en el centro de este país, lo había valorado un prestigioso catador de vinos igual que uno de los mejores del mundo, reconociéndose un vino de bajo coste y que no se le dio importancia, esta divulgación provocó que el vino se acabase muy rápido y todo esto desde la explicación de un hipotético profesional con excelente fama a nivel mundial. Para el negocio de vinos que comercializa dicho vino ha sido como si le hubiera tocado la lotería, y es que a partir de aquel punto, no solo vendían bastante más botellas del que había obtenido el reconocimiento sino también del resto de los vinos los cuales comercializa este negocio de vinos.

Cuando se trata de el sector me quedan dudas si esos hipotéticos catadores se influencian por distintos aspectos distintos al mero sabor.

Este negocio de los vinos nos lleva actualmente a la exportación a diferentes lugares en los que por su tiempo sería complejo poseer cultivo de parras que consigan generar fruta con la condición necesaria para hacer el vino apetecible, un licor incluso cava. Con objeto de poder tener actividad de cara a el mercado fuera de España en primer lugar tendríamos que elaborar un vino apetecible, en segundo lugar una bonita presentación y tercero invertir en distribucion. En estos dos aspectos finales diremos que es en lo que fallan la generalidad de las bodegas de determinadas poblaciones de el país.

Pongamos como ejemplo el Cava, el cual para aquellos que no lo conozcan se trata de el vino espumoso que conserva su procedencia en nuestro país y que resulta ser bastante parecido a su homónimo Champagne francés. Nuestros vecinos distribuyen mejor a escala mundial el champagne que los españoles nuestro cava, si hablamos de las causas comentaremos que comenzaron antes de comprar vino de tal forma que gozan de bastante más maestría que españa, sin embargo la naturaleza de nuestros caldos resulta ser muy excelente como la de Francia. Incluso dentro de nuestro país teniendo los vinos la misma calidad hay desigualdades en los costes suscitadas por una deseable venta de esos caldos dentro de nuestras fronteras.

La disciplina pendiente que deben de realizar los fabricantes y distribuidores de licores es la venta fuera de españa y para eso hay que permitirse guiar por entendidos y emplear cantidades de dinero para promociones y divulgación, cosa que los hay que en ningún caso están dispuestos a desarrollar por falta de ambiciones o tal vez porque no esperan que vayan ver aumntadas dichas cantidades.

Hace unas semanas he encontrado a un intermediario que si tenía ilusión por crecer los ingresos económicos de su compañía y que se ha propuesto a inventar un distintivo. Su táctica diremos que es que otros empresarios embotellen su los vinos utilizando su marca y él se encarga de distribuir entre los compradores esas botellas, ha empezado por el vino blanco, pero ya me han explicado que va a embotellar vino tinto y además rosado. Después le gustaría sumar en sus referencias licores además de diversos productos nutricionales. Imagino que va a ser una buena táctica porque no origina nada de tal forma que solamente guarda en los establecimientos las valoraciones de ventas que espera vender, si en un hipotético caso los encargos se multipliquen tiene bien concertado con las bodegas el envío de nuevas botellas en un plazo corto de tiempo.

La consumición de caldo a nivel mundial, con arreglo a el cómputo, se incrementa, hay un conocimiento del caldo que está progresando, no solo por los beneficios cuando se trata de la salubridad que aporta ese producto sino además debido a que diremos que es la bebida que mejor acompaña a las comidas y además las cenas. A parte necesitamos conseguir ser novedosos cuando se trata de la elaboración de caldos y licores y preparar sabores distintos que logren encajar en los deseos en otros países. Todavía recuerdo el momento en que llegué de vacaciones a centro Europa en periodo invernal y probé vino caliente que era una de las bebidas más consumida en el tiempo en que hace frío. Este se trata de el caso en el cual nos tendríamos que fijar cuando precisamos obtener productos que lleguen a ser adecuados para diferentes territorios pero de cara a eso nos conviene viajar y por tanto entender el modo de vivir de esos habitantes donde pretendamos ofrecer nuestros caldos e incluso licores.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comments are closed.

Entradas recientes

Archivos

Categorías

Meta