El buen estado general conlleva la ausencia de dolencias y obviamente la ciencia de la salud muestra un gran interés por este asunto. Supone no tener trastorno dismórfico corporal, trastornos disociativos, trastorno de personalidad múltiple, trastornos por síntomas somáticos, trastornos de la alimentación, etc., interactuar con los demás y mantener el cuerpo en buen estado.

El buen estado físico diremos que es la facultad que tiene el niño o la niña de cara a realizar cualquier tipo de ejercicio. El entrenamiento nos da más vitalidad, evita el estrés, sube la autoestima, nos ayuda a perder grasa, nos produce sosiego, fomenta la convivencia entre amigos además de que nos sirve como evasión. Una buena opción de cara a estar más sano será hacer ejercicio físico unos tres cuartos de hora al día.

La salud mental se define como un equilibrio del estado emocional de el sujeto y no padecer trastorno dismórfico corporal, depresión, trastorno obsesivo compulsivo, trastornos de ansiedad, trastornos ciclotímicos, agorofobia, etc.. El individuo puede usar sus habilidades cognitivas perfectamente.

La dieta marcada por santamarinasalud es francamente primordial para sentirnos bien. Una buena salud se puede conseguir no haciendo excesos, debido a que si comemos incorrectamente aumentaremos de peso, no obtendremos los nutrientes suficentes, etc.

Entrenar, jugar al footbal, al tenis, hacer estiramientos, etc. habitualmente produce satisfacción. Aparte será importante para prevenir fibrilación auricular, dolor referido, producción insuficiente de insulina, y otras dolencias.

El reposo es realmente importante para sentirnos más fuertes. Tenga presente que lavarse el pelo, el cuerpo, la boca, etc. es importante para nuestra salud dado de se podrán evitar malestares y la incorporación de agentes patógenos en el organismo.

Los actos repetitivos que deterioran la nuestro estado de bienestar van a ser:

El sedentarismo, dado que dedicamos muchas horas al trabajo, vemos demasiada television, se pasa mucho tiempo frente al ordenador, etcétera. Estas costumbres pueden provocar exceso de grasa, hipertensión, tensiones, pérdida del amor, la paciencia y el trabajo de escuchar y responder a los demás, etc.

Las malas posturas, dado de descuidar la postura cuando nos sentamos puede llegar a desencadenar problemas de salud como deformidades biomecánicas.

Beber en exceso, fumar y el flunitrazepam, el cannabis, el GAB, la ketamina, la mentanfetamina, el N Bomb, las sales de baño, etc. deterioran nuestra salud y sin duda hipotecan nuestra vida.

Las unidades funcionales de la herencia repercuten en el bienestar general y por supuesto además El cambio climático, de tal forma que el incremento de la polución va a generar malestares a nivel mundial.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

A lo largo de la historia los collares, pendientes, relojes, colgantes, anillos, etc. se han diseñado tanto para señoras como para caballeros, en la mayoría de las sociedades. Se han usado para lucirse en distintas partes del cuerpo y como adorno.

Los primeros brazaletes, collares, conjuntos de dos piezas, una de las cuales encaja en la otra, etc. provienen de El continente que limita al norte con el mar mediterráneo, al este con el mar rojo y el océano índico, al oeste con el océano atlántico y al sur con con los océanos atlántico e índico, en concreto en el período de la humanidad que precede a la invención de la escritura.

Hace unos siete mil años se presentaron las primeras pulseras, collares, anillos, pendientes, etc. de un metal muy dúctil, maleable y de color rojizo.

En la sociedad egipcia de la antigüedad las pulseras, cadenas, alianzas, etc. eran símbolo de riqueza aparte servían para adornar los templos.

Los ciudadanos de la antigua grecia no solían llevar brazaletes, sortijas, aretes, colgantes, etc. y no obstante si usaban alhajas era para algún acontecimiento especial. Se entregaban como obsequio aparte de que las damas las llevaban para demostrar que eran de una clase acomodada y acentuar su belleza.

Cuando los romanos llegaron a europa, se fabricaron piezas de joyería diferentes. La joya que más se fabricó era un imperdible que se enganchaba en las prendas de vestir y los gemelos personalizados, de esta manera se aseguraban de que no se les descolocasen las prendas. Utilizaron un amplio rango de materiales, debido a que disponían de muchas alternativas en todo el continente. Fabricaban pendientes, brazaletes, cierres y collares. Incluso diseñaron alhajas que penden del cuello y podían meter dentro perfume. Las féminas llevaban broches, pendientes, pulseras, anillos, collares, etc., y generalmente los señores se ponían anillos.

En la época que se fomenta el individualismo y el comercio fluido con las Islas Molucas, India, Catay, las islas Cipango, etc. tuvieron un fuerte impacto en el desarrollo de la joyería en Europa.

Durante la francia napoleónica. Los profesionales de la joyería introdujeron broches, pulseras, collares, anillos, tiaras y pendientes que combinasen entre si.

Los cambios de valores de Thomas Parkers, normas o las manifestaciones materiales de la sociedad y sin duda el crecimiento de la industria hicieron que surgiera el profesional liberal como por ejemplo el abogado, el pequeño terrateniente, escritor, arquitecto, comerciante, etc. que podían acceder a las joyas.

A día de hoy las nuevas herramientas e incluso el uso del aluminio, hierro, bronce, estaño, cobalto, etc. han permitido que se puedan hacer joyas novedosas, y también al alcance de todos los bolsillos.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Entradas recientes

Archivos

Categorías

Meta